Nuestra Visión

Nosotras, las guerrilleras farianas, pero no solamente nosotras... Nosotros y nosotras, combatientes, militantes de las FARC-EP, del Partido Comunista Clandestino y del Movimiento Bolivariano por la Nueva Colombia, tenemos una visión global del mundo, una lectura de la sociedad. Y queremos exponer nuestros puntos de vista sobre temáticas variadas con un denominador común: nos interesa y lo queremos compartir.

~ Por primera vez un grupo de mujeres excombatientes y exclandestinas de la exguerrilla de las FARC, le apostaron a una iniciativa de reconstrucción de memoria.

~ Hacer un aporte a la paz, a la reconciliación y a la construcción de relatos plurales, 40 mujeres se unieron para realizar un corto documental y una exposición fotográfica que resignifican sus historias de vida.

~ El lanzamiento de los productos de esta iniciativa acompañada por el CNMH, será los días 15 y 24 de noviembre de 2018 en Bogotá y en Icononzo, Tolima.

La guerra es un mundo hostil y comúnmente reconocido como de carácter masculino. Sin embargo, fueron muchísimas las mujeres que combatieron y pasaron por las filas de los diversos grupos en disputa, principalmente por las Farc-EP, una guerrilla pluriétnica (aunque mayoritariamente campesina), que tuvo una presencia en diversas zonas del país. Las mujeres en sus filas, que llegaron a representar casi el 40% de su fuerza, provenían de diferentes grupos etáreos, etnias y contextos sociales.

¿Qué significó ser mujer combatiente o militante clandestina en una guerra como la colombiana, desde el aspecto, humano, social y testimonial? Buscando una respuesta a esta pregunta, en este contexto histórico-político de construcción de paz y reconciliación, surge la iniciativa de memoria histórica “Nunca invisibles: Memorias de mujeres de las Farc”, liderada por mujeres excombatientes y exclandestinas de este grupo y ahora integrantes del partido político FARC. Los resultados de este proceso, que quedaron consignados en un corto documental y en una exposición fotográfica, se presentarán los días 15 y 24 de noviembre en Bogotá y en Icononzo, Tolima.

“Nunca invisibles” es una de las veinticinco iniciativas que en el 2018 el Centro Nacional de Memoria Histórica (CNMH) seleccionó, para apoyar técnica y finan- cieramente, dentro de su mandato de reconstruir una memoria plural a partir de procesos autónomos de comunidades y organizaciones, contando además con el aporte de cooperantes internacionales. En el caso de “Nunca invisibles” por primera vez un grupo de mujeres ex- combatientes y exclandestinas le apostaron a una iniciativa de reconstrucción de memoria bajo las premisas de hacer un aporte a la paz, a la reconciliación, a la reconstrucción de esos otros relatos que enriquezcan la pluralidad y la diversidad de la memoria en Colombia, con la idea de resignificar las historias de vida de las mujeres que pertenecieron a las Farc- EP. Esta iniciativa se ha pensado como una experiencia piloto por parte de las propias mujeres que la integran, dado el carácter nacional de la exguerrilla y la cantidad de personas que hicieron parte de ella y hoy hacen tránsito a la vida civil. Por ello han empezado su trabajo en el Espacio Territorial de Capacitación y Reincorporación (ETCR) ‘Antonio Nariño’, ubicado en la vereda La Fila en el municipio de Icononzo, Tolima, y en la ciudad de Bogotá.

¿Para qué esta iniciativa?

El prolongado y difícil conflicto colombiano ha entrado en una nueva dinámica en esta segunda década del siglo XXI, tras el acuerdo de paz firmado entre el Estado colombiano y la que fue la guerrilla más grande y antigua del hemisferio occidental: las Farc-EP. Un gran esfuerzo para alcanzar una paz esquiva, pues hay grupos residuales y nuevas estructuras armadas que han venido apareciendo y cooptando los territorios en los que anteriormente hacía presencia la exguerrilla de las Farc. Y a esto se suma que todavía persisten las condiciones socio-políticas, que dieron inicio al conflicto armado interno en Colombia.

Aún con las dificultades, gracias al acuerdo de paz, la intensidad del conflicto disminuyó considerablemente. Miles de excombatientes de la antigua guerrilla dejaron sus armas en su tránsito hacia la vida civil y la actividad política dentro de la legalidad, ahora convertida en el partido Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común - FARC.

Son miles de hombres y mujeres de todas las edades, procedencias y orígenes que han iniciado el difícil proceso de reincorporación y reconciliación frente a una sociedad que, al igual que los y las excombatientes, ha sido marcada por el largo conflicto colombiano. Vivimos un capítulo histórico inédito ante el cual surge la necesidad de abordar el conflicto, desde todas sus aristas y espectros, para la construcción de una visión más completa sobre los más de cincuenta años de confrontación armada.

Han sido pocos los espacios en los que excombatientes habían podido compartir sus puntos de vista sobre la guerra y sus historias personales en medio de la misma, pero ahora, con el acuerdo de paz, esos escenarios han empezado a abrirse. La construcción de la reconciliación nacional requiere de todas las voces involucradas en el conflicto, en una labor que dejará diversas enseñanzas para la historia del país. Una historia que escribimos entre todos.

La voz de las y los excombatientes es importante no sólo para esclarecer las dinámicas del conflicto, sino para visibi- lizar el aspecto humano inmerso en la guerra. Las y los colombianos que decidieron participar en los distintos frentes de la guerra, también son personas con miedos, expectativas, anhelos, talentos e historias por ser contadas.

El proceso:

La iniciativa se ha adelantado en varias etapas: en primer lugar, y tras varias sesiones de trabajo, se construyó una metodología entre mujeres de “Nunca invisibles”, el Centro Nacional de Memoria Histórica y apoyos académicos externos, para dar paso a seis encuentros de saberes con enfoque de género entorno a las memorias de este grupo de 40 mujeres excombatientes y exclandestinas, veinte en la ciudad de Bogotá y otras veinte en el ETCR ‘Antonio Nariño’, en Icononzo. Durante estos seis encuentros de intercambio de conocimientos y experiencias de vida, ocurrieron muchas cosas significativas: hubo reencuentros entre compañeras de la organización; se conocieron y reconocieron con otras que, aunque pertenecieron al mismo grupo insurgente, nunca antes se habían cruzado en el camino; también vivieron momentos emotivos al activar y evocar memorias que les hicieron pasar permanentemente de la risa al llanto, y de la nostalgia a la esperanza.

Los encuentros permitieron a las mujeres ir reconstruyendo entre todas sus trayectorias de vida personales y retazos de la historia de la organización insurgente que, sumados a otros, permitieron dar cuenta de la dimensión, heterogeneidad y complejidad de la misma. Estos en- cuentros les dieron la posibilidad, además, de recopilar una serie de materiales valiosos: escritos, dibujos, fotografías y grabaciones audiovisuales que, como ellas dicen, les pertenecen a su colectividad de mujeres y les permitirán seguir avanzando en la reconstrucción de sus memorias como mujeres, y de la misma organización antes insurgente y ahora partido político.

Sumados a los encuentros, las mujeres de “Nunca invisibles” se trazaron, como una meta visible de esta experiencia, la elaboración de una exposición fotográfica que diera cuenta de lo que ha sido el proceso de esta iniciativa de memoria.

La exposición fotográfica de “Nunca invisibles” acompañará el lanzamiento público de un corto documental, que ha sido desarrollado en todo su proceso por las propias mujeres excombatientes y exclandestinas, en su apuesta porque las historias de vida allí retratadas se hagan desde sus propias voces, y que sean su contribución genuina a la verdad, memoria y reconciliación que necesitan las y los colombianos. Las mujeres aspiran a que este material pueda servir como un insumo para la naciente Comisión de la Verdad y, en general, de que sus voces representarían a la totalidad de las mujeres de la iniciativa. En la medida en que las actividades de la iniciativa se iban desarrollando y difundiendo en redes sociales, muchas personas, instituciones y organizaciones manifestaron su interés por conocer y apoyar de alguna forma la misma.

Como una contribución y un aporte a la verdad y la construcción de la paz, la iniciativa “Nunca invisibles” compartirá •Entrevista durante la grabación del documental en Icononzo, Tolima. Foto: Nunca invisibles - mujeres FARC para el Sistema Integral de Verdad, Justi- cia, Reparación y no Repetición.

Para la elaboración del corto documental fueron escogidas algunas mujeres teniendo en cuenta criterios de diversidad racial, de edades, procedencia geográfica rural y urbana, antigüedad en la organización y nuevas experiencias.

públicamente sus productos en dos lanzamientos que contarán con la presencia de las mujeres que lideraron el proceso: uno en el Museo Nacional en la ciudad de Bogotá el 26 de noviembre a las 6:00 p.m, y el otro el 24 de noviembre en el ETCR ‘Antonio Nariño’ en Icononzo, Tolima.


Share