Nuestra Visión

Nosotras, las guerrilleras farianas, pero no solamente nosotras... Nosotros y nosotras, combatientes, militantes de las FARC-EP, del Partido Comunista Clandestino y del Movimiento Bolivariano por la Nueva Colombia, tenemos una visión global del mundo, una lectura de la sociedad. Y queremos exponer nuestros puntos de vista sobre temáticas variadas con un denominador común: nos interesa y lo queremos compartir.

guerrilleras.jpg

Al volver a nuestro hogar, las montañas de Colombia, después de cuatro largos años en La Habana lejos de mi familia fariana me oprime el pecho de la emoción.
El corazón late con una fuerza desbordada al contemplar a cada uno de mis camaradas, a algunas embarazadas, otras con sus pequeños hijos en brazos aun con sus enormes equipos de campaña en la espalda. Otros recuperándose de las heridas sufridas durante la larga confrontación que vivimos, en todos y todas, esa esperanza en el futuro y en lo que hemos logrado con el Acuerdo de Paz. Espero que a lo largo del 2017 los pueda ver sin esa mochila, la de campaña y la emocional, por efecto del conflicto.
En el aire se respira la esperanza de una nueva vida, la de un país sin guerra. Los minutos pasan sin dar tregua. Este es nuestro último año alzados en armas. Festividades como las decembrinas suscitan la evocación de tiempos pasados, con personas que ya no están, momentos vividos que no se podrán recuperar.
Dentro de poco nuestras vidas darán un giro, ya que no seremos una guerrilla alzada en armas, seremos un nuevo movimiento político alzado en esperanzas por la paz. Eso no significa una renuncia a la lucha, sino movilizarnos en torno a la terminación definitiva del conflicto y la resolución de las injusticias que lo originaron.
En nuestra memoria quedarán para siempre los recuerdos de aquellas noches oscuras de largas marchas, la cama construida con hoja y helecho bajo la carpa de impermeable que nos protegió de la lluvia y el sol.
En este reencuentro es arrollador el debate en medio de los saludos, anécdotas y preguntas. Y es que son múltiples los asuntos por debatir y concertar, casi tantas como las conversaciones atrasadas por la distancia y la complicación de las comunicaciones.
Un tema muy importante para nosotras es la amnistía para nuestros compañeros y compañeras hechos carne de la degradación en las cárceles del país. En la guerrillerada es imposible disimular la nostalgia al imaginar a nuestros compañeros y nuestras compañeras con sus pequeños hijos privados de libertad. Manteníamos la ilusión que por fin este año estarían aquí a nuestro lado. Las dilaciones del gobierno hicieron imposible esta medida humanitaria.
Mi mayor deseo es que el 2017 sea el año de la libertad para las y los prisioneros políticos. El año en el que se plasmen las normas que hagan efectivo ese acuerdo por el que tanto hemos trabajado, solo deseo que la normatividad de la implementación de los acuerdos no se quede en el papel mojado. Siempre con ese eje central en el enfoque de género.
Desde lo más profundo de mi corazón les deseo un feliz año nuevo a todas las familias de las y los combatientes que una vez terminada la guerra vuelvan a sus hogares desde los cuarteles y campamentos; a quienes sufren el exilio para que sea este el año en el que puedan volver a la patria; a los hombres y mujeres privados de la libertad por sus ideas para que sea el año que Colombia deje de tener presos políticos; para nuestros hijas e hijos, que este año sea el último año separados; y para todas las mujeres que desde distintas orillas contribuyeron a tejer la paz, va un abrazo de sororidad cargado de la confianza en que un nuevo país se avecina.
Share

A propósito de la Columnista

Camila Cienfuegos

Camila Cienfuegos

Guerrillera del Bloque Alfonso Cano, integrante de la delegación de Paz de las FARC-EP desde Octubre 2012